Un padre recomienda utilizar condones congelados para aliviar el dolor vaginal tras el parto


hielo-vagina

Tras el parto, la zona vaginal queda inflamada y dolorida. Como diría una amiga, como si te hubiesen dado un derechazo con un guante de boxeo, una comparación poco elegante, pero bastante acertada. Si además te han hecho una episiotomía y te han dado puntos, la zona está, además, especialmente sensibilizada.

Al dar a luz su mujer, un padre australiano ha dado un consejo post-parto en Direct Advice for Dads que se ha hecho viral: recomienda utiliza condones congelados para aliviar el dolor vaginal tras el parto. Pero, ojo, ¡no se deben introducir en la vagina! Un condón tiene la forma ideal para ser colocado entre las piernas, y al estar congelado ayuda a desinflamar y calmar la zona vulvar.

La zona vaginal queda dolorida tras el parto, sobretodo si la dilatación ha sido muy larga, debido a la presión que ejerce la cabeza del bebé. Recordemos que la vagina es capaz de dilatarse hasta diez veces su tamaño para que el bebé pueda salir, en ese momento se siente el “aro de fuego”, una sensación de quemazón en toda la circunferencia del perineo. Después des esto, es normal sentir hinchazón en los labios y la zona vulvar y notar los genitales hinchados y edematosos.

El hielo suele ser el remedio más usado cuando nos damos un golpe, cuando hay hinchazón o edema, ¿así qué por qué no usarlo también para aliviar la hinchazón de la zona vulvar?.

Condones congelados

Debido a su forma, este padre pensó que serían perfectos para colocar con comodidad entre las piernas. Así que, rellenó unos cuantos con agua, los cerró y los colocó dentro del congelador hasta que estuviesen sólidos. ¡Y listo!

Sólo hay que colocar el tubo de hielo sobre la zona vaginal. ¡Sin introducirlo! Simplemente, apoyándolo. Y muy importante: no colocar el condón directamente sobre la piel para evitar riesgo de quemaduras o en caso de alergia al látex, siempre colocarlo envuelto en un trozo de tela limpio.

condones

Lo de los condones no lo conocía, pero lo de colocar hielo o compresas frías no es nada nuevo. Después de mi primer parto fue una enfermera quien me lo recomendó y fue todo un hallazgo. Utilizaba una de esas bolsas de gel frío que se utilizan para los desgarros musculares cubierta con un trapo. Pero es cierto que los condones tienen una forma más anatómica para la zona.

Cuidados de la zona vaginal después del parto

Es importante cuidar muy bien la zona después del parto para evitar complicaciones. Si te han dado puntos, hay que ser minuciosa con el lavado después de ir al baño para evitar cualquier infección, y sobre todo serlo con el secado (el secador con aire frío es un gran aliado en estos casos).

Es importante cambiar las compresas con frecuencia para evitar infecciones y lavarse las manos antes y después de ir al baño. No debes usar tampones ni tomar baños en la bañera sino de ducha.

Antes del parto, puedes ir preparando la zona con masajes perineales con aceite de rosa mosqueta para que la zona esté mejor preparada para la dilatación y disminuir el riesgo de desagrro y episiotomía. Masajes que puedes retomar después del parto cuando los puntos hayan cerrado.

Vía | Cafemom
Fotos | Pixabay
En Bebés y más | Nueve retos que vas a enfrentar en el postparto (y tranquila, los superarás)

También te recomendamos


Diez consejos para sobrevivir tras la vuelta a casa con el bebé


Cómo se planifica una cocina que se adapta a ti


Volver (o no) a recuperar la figura tras el parto


La noticia

Un padre recomienda utilizar condones congelados para aliviar el dolor vaginal tras el parto

fue publicada originalmente en

Bebés y más

por
Lola Rovati

.