Los “terribles dos años” no fueron tan terribles en realidad


Madre Hija

Sé que al leer el título de este post algunos padre coincidirán conmigo y otros dirán “qué bueno que ya quedaron atrás”. Lo cierto es que quienes ya vivimos los famosos “terribles dos” sabemos que no suele ser una etapa fácil.

Sin embargo, creo que es hora de que dejemos de llamarles así. Ahora que mi hija está a dos días de cumplir tres años, quiero contarte por qué los terribles dos años resultaron no ser tan terribles como pensaba.

¿Por qué tienen esa fama de terribles?

Nina Desorden En Cocina

Si eres madre o padre seguro alguna vez en la vida has escuchado sobre ellos. Hay quienes creen que solo es una exageración llamarles terribles, mientras otros aseguran que ha sido la peor etapa en la vida de sus hijos. ¿Pero por qué ocurre esto a esa edad en particular?

Porque los dos años marcan un antes y un después en la vida de nuestros hijos. Es la edad en la que se dan cuenta por primera vez en sus cortas vidas, que son seres independientes de mamá y papá.

Ya no nos necesitan tanto como antes y llegan a la conclusión de que son capaces de elegir por ellos mismos lo que pueden o no hacer. En esta edad muchos ya comen solos, pueden vestirse sin ayuda y aparece algo que les encanta y comienzan a poner a prueba: el poder de tomar decisiones.

Y es justamente el descubrimiento de esa capacidad lo que hace principalmente que los dos años obtengan esa fama de terribles. Antes la decisión estaba en manos de mamá y papá. Ahora ellos pasan por una etapa de rebeldía en la que comienzan a experimentar su independencia para hacer o no las cosas. Aparece también el temible “no”, que en ocasiones pareciera la única palabra que conocen.

Con la presencia de las travesuras y los berrinches, indudablemente los dos años ponen a prueba nuestra paciencia como padres, pero también hay cosas positivas en esta etapa.

Cómo son en realidad

Nina Sonriendo

Como he comentado en ocasiones anteriores, soy madre de una niña de dos años, que en tan solo un par de días pasará a cumplir tres. Debo ser sincera: los dos años no fueron color de rosa. Pero definitivamente no fueron tan terribles como me lo hicieron ver todos esos titulares donde nos advertían sobre ellos.

Desde luego esta es mi experiencia y cada madre, padre y niño vivirá sus dos años de manera única y especial. Pero para mí, los terribles dos años resultaron ser más maravillosos que terribles.

En realidad, los dos años han sido una etapa de crecimiento para todos en casa. Incluyo a papá porque él ha estado involucrado al 100% en el cuidado y crianza de Lucía. Los tres hemos aprendido grandes cosas uno del otro en este último año.

Por nuestro lado, aprendimos a ser más pacientes y que ahora tiene voz propia, tomando en cuenta sus opiniones y decisiones. Que no todos los días estará de humor, pero que cuando estamos todos en sintonía podemos tener el mejor día del mundo.

Ella aprendió que su opinión cuenta y que es escuchada por sus padres. Aprendió a experimentar y al mismo tiempo pudo conocer que también existen los límites. Me gusta pensar que hemos ayudado a que ella identifique sus emociones al hablar con ella y abrazarla cuando se siente frustrada o enojada.

Quedémonos con lo bueno de cada etapa

Mama Hija

En la maternidad siempre habrá días buenos y días malos. Pero está en nosotros elegir con cuáles nos quedamos. He descubierto que nuestra experiencia maternal dependerá en gran parte de nuestra actitud. Cada etapa tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

Cuando son recién nacidos casi no dormimos,pero tenemos la fortuna de ver y cargar todos los días a un ser humano pequeñito y asombroso. Cuando tienen un año es posible que no nos dejen hacer muchas cosas y lloren al separarse de nosotros, pero sabemos lo que es el amor puro y sincero. Cuando tienen dos años aparecen los berrinches, pero también tenemos más besos, más abrazos y probablemente un “te quiero”.

Elijamos quedarnos con lo bueno siempre, y así podremos darnos cuenta, que en realidad ninguna etapa es tan terrible como se piensa.

¿Cómo viviste los dos años de tus hijos?

Fotos | iStock
En Bebés y más | Sí que hay cosas buenas en los terribles dos años, 11 cosas positivas de los terribles dos años

También te recomendamos


Cómo enseñar a nuestros hijos que no importan los castigos, sino las consecuencias de sus actos


El alucinante proceso que vive tu cerebro cuando ves un programa de cocina


19 consejos de la abuela que no funcionan con tu bebé


La noticia

Los “terribles dos años” no fueron tan terribles en realidad

fue publicada originalmente en

Bebés y más

por
Lucy Ortega

.