Ayudan a salvar la vida de millones de bebés prematuros, ¿pero sabes cómo funciona una incubadora?


incubadora

Cada año nacen en el mundo 15 millones de bebés prematuros, lo que representa uno de cada diez nacimientos. La gran mayoría de ellos requiere los cuidados de una incubadora, donde son matenidos y atendidos hasta que estén listos para irse a casa, algunos sólo permanecen en ella unos días, mientras que otros, unos cuantos meses.

La incubadora es, sin duda, uno de los mayores inventos médicos del siglo pasado, que ha ayudado a salvar la vida de millones de bebés. Todos las conocemos o conocemos algún bebé que haya estado en una, pero alguna vez os habéis preguntado cómo funciona este sofistificado aparato. Hemos hablado con el Dr. José Enrique Sánchez Martínez, pediatra y neonatólogo del Hospital Vithas Parque San Antonio de Málaga, quien nos ha explicado el funcionamiento de este útero artificial.

¿Qué es una incubadora?

Una incubadora es una herramienta clave de las unidades de neonatología. Se trata de una especie de cuna que puede ser cerrada o abierta sin opacidades, con un colchón cómodo en su interior sobre el que se coloca al recién nacido. Consta además de filtros de aire, aperturas para poder movilizar al bebé, y sistemas de termorregulación y monitorización para controlar diferentes variables.

Las incubadoras han supuesto un gran avance en cuanto al cuidado de los bebés que nacen con problemas, bajo peso o son prematuros. Gracias a ellas se han salvado a muchos bebés que en otras condiciones no hubieran podido sobrevivir. Las indicaciones para que un bebé sea ingresado en la unidad de neonatología y requiera de una incubadora son muy variadas: prematuridad, bajo peso al nacer, ictericia, inmadurez pulmonar, que haya aspirado meconio o si presenta cualquier problema que el pediatra estime que requiere observación o cuidados especiales.

La mayoría de las incubadoras de última generación nos permite controlar los siguientes parámetros: temperatura, humedad, aislamiento, control de peso, oxigenoterapia, fototerapia y monitorización constante.

Historia de la incubadora

La incubadora tiene una curiosa historia detrás, relacionada con la cría de pollos y cómo el calor favorecía la incubación de los pollitos.

  • El 1878 el ginecólogo de origen parisino Stéphane Tarnier modificó una cámara con un calentador basándose en una incubadora para la cría de pollos. Más tarde contrató a Odile Martin, una criadora de pollos del zoo, desarrollar un equipo para los recién nacidos prematuros que logró disminuir la mortalidad neonatal entre los niños con peso menor de 2 000 gramos al nacer.

  • A comienzos del 1900, Pierre Budín, considerado por algunos como el padre de la neonatología introdujo el concepto de que se debía mantener una temperatura constante para la sobrevida de los bebés nacidos antes de término.

  • A finales de la Segunda Guerra Mundial, gracias a las incubadoras modernas, que incorporaban terapia de oxigenación y otros avances, la tasa de mortalidad infantil cayó significativamente entre 1950 y 1988.

  • Las incubadoras han seguido perfeccionándose continuamente hasta nuestros días, dotadas de la más alta tecnología para aumentar la supervivencia de los prematuros.

incubadora

¿Cómo funciona una incubadora y cómo han evolucionado?

El objetivo final de una incubadora es crear el ambiente óptimo similar al que el bebé tendría si continuara en el útero materno. En los últimos años las incubadoras han experimentado un gran avance y han pasados de ser simples habitáculos en el que el bebe descansaba, a poder controlar múltiples parámetros y constantes de nuestros niños.

La mayoría de las incubadoras de última generación nos permite controlar los siguientes parámetros: temperatura, humedad, aislamiento, control de peso, oxigenoterapia, fototerapia y monitorización constante. Además, las incubadoras disponen de pequeñas aperturas para vías venosas e incluso para colocar las placas de radiografías sin necesidad de abrir las puertas o manipular al recién nacido.

¿Son todas las incubadoras iguales?

No, las incubadoras pueden ser cerradas (explicadas anteriormente) o abiertas (también denominadas “cunas térmicas”) que pueden tener las mismas características que las cerradas, salvo el aislamiento y la humedad.

Hay que decir que la mayoría de las unidades de neonatología están incorporando progresivamente incubadoras de última generación y lógicamente, dependiendo de la patología del bebé, se usará una u otra. Generalmente, cuando el bebé tiene un peso adecuado y no necesita de un aislamiento especial se usarán las cunas térmicas.

El método ‘Madre Canguro’ sí puede sustituir una incubadora (no hay nada mejor para un bebé que estar encima de su madre), pero hay patologías y momentos de la evolución clínica que requieren el uso de la incubadora.

¿Es compatible el método ‘Madre Canguro’ con la incubadora?

metodo-canguro

El método ´Madre Canguro´ es un método que se basa en mantener a los bebés en
contacto piel a piel con su madre. Se trata de un método que se ha comprobado eficaz y fácil de aplicar, que fomenta la salud y el bienestar tanto de los recién nacidos prematuros como de los nacidos a término.

Los orígenes están en Bogotá, Colombia, donde se desarrolló el método canguro como alternativa a los cuidados en incubadora, inadecuados e insuficientes, dispensados a recién nacidos prematuros. Más de dos décadas de aplicación e investigación han dejado claro que el método ‘Madre Canguro’ constituye algo más que una alternativa a los cuidados en incubadora. Los claros beneficios para bebés prematuros dieron paso a los beneficios para cualquier otro recién nacido.

Se ha puesto de manifiesto que el ´Método Canguro´ repercute eficazmente en el control de la temperatura, la lactancia materna y el desarrollo de vínculos afectivos referidos a todos los neonatos, al margen de su entorno, peso, edad gestacional.

El método contribuye a la humanización de la atención neonatal y a potenciar los vínculos afectivos entre la madre y el hijo independientemente del país o cultura en la que se aplique. Al facilitar la lactancia materna, el método canguro ofrece ventajas considerables en casos de morbilidad grave.

Por todo ello el método canguro sí puede sustituir una incubadora, de hecho, no hay mejor manera para un bebe que estar encima de su madre, pero siempre debemos tener en cuenta que hay patologías y momentos de la evolución clínica que requieren el uso de la incubadora.

Ambos métodos son compatibles y deben complementarse el uno del otro, en la actualidad la mayoría de los servicios de neonatología están “humanizados” y concienciados en que los padres se impliquen en los cuidados de sus niños. Lo mejor es informarse dónde vas a tener a tu bebé y conocer cómo se trabaja en el que caso que hiciera falta el ingreso en la unidad neonatal.

En Bebés y más | Cuando tu bebé nace prematuro y nada es como esperabasEl bebé prematuro necesita sentir que lo tocan para un mejor desarrollo cerebral, Recorrido por una UCI Neonatal: todo por el bien de los bebés prematuros

También te recomendamos


La sonrisa de una bebé prematura a los cinco días de nacer que da esperanza a cientos de padres


Los drones que llevan vacunas están haciendo una labor crucial para la sociedad


Una madre crea unas bonitas tarjetas para celebrar hitos especiales de los bebés prematuros


La noticia

Ayudan a salvar la vida de millones de bebés prematuros, ¿pero sabes cómo funciona una incubadora?

fue publicada originalmente en

Bebés y más

por
Lola Rovati

.